Rélampago

Un vino lleno de sopresas. La naríz empieza con notas de frutos rojos maduros. cada minuto en contacto con el aire el vino se transforma y aparecen aromas de flores secas con toques de jamaica y madera. En boca la mineralidad tan característica del Valle de Guadalupe sobresale sin ser abrumadora. La fruta, la mineralidad y los tostados que le confiere su largo paso por barrica son enmarcados en una acidez precisa y fresca. Un vino versatil y contundente a la vez. Un vino que nos encanta recomendar para mesas versatiles y platicas animadas.
Denominación de Origen: Valle de Guadalupe

También puede que te guste