V.T. NdQ

A la vista destaca un hermoso color cereza. La nariz muy perfumada, clásica de los vinos de Jumilla, recuerda frutas frescas y las bayas silvestres, todo armonizado con toques de café y tostados
En boca es goloso, franco, vibrante y fresco. Su final es largo y cremoso, con taninos muy bien pulidos.

También puede que te guste