Convertible Rosado

Un rosado seco y vibrante De la copa se escapan notas de fresas, frambuesas, cerezas y jamaica. Los aromas hacen salivar e incitan a dar el primer sorbo. En boca su acidez es perfecta, balanceando frutalidad y vivacidad. Es perfecto en un día de calor veraniego: en la terraza, al lado del mar, de una alberca o simplemente cuando se quieran invocar tardes de sol. Es perfecto compañero de la gastronomía mexicana tanto de calle como al de manteles largos.
Denominación de Origen: Valle de Guadalupe

También puede que te guste